Sabemos que la hora de cepillarse los dientes puede convertirse en una auténtica batalla y que, muchas veces, los papis tienen todas las de perder. Pero ojalá no fuese así, ¿verdad? Los peques no siempre ven el cepillado como algo positivo y, por eso, desde HQ Tenerife, queremos ayudar a todos esos padres que lucháis a diario por conseguir inculcarles una buena educación bucodental. La experiencia nos ha hecho aprender algunos trucos, así que, a continuación, te damos algunos tips para mantener una buena higiene oral infantil en tu hijo. ¡Toma nota de nota!

 

La higiene en los dientes de leche

Al asomar los primeros dientes de tu bebé, puedes usar un dedal de silicona con el que limpiarlos suavemente e ir acostumbrándole a la higiene oral. Cuando la primera dentición está completa, es el momento de usar un cepillo suave y dentífrico infantil y, poco a poco, incorporar el resto de elementos de higiene. Si se hace desde una edad tan corta, lo incorporará como un hábito el resto de su vida. Sería perfecto, ¿a que sí?

 

¿Cuándo puede empezar a usar hilo dental o colutorio?

A partir de los 3 años puedes agregar el hilo dental a la rutina de higiene de tu hijo, teniendo en cuenta que deberás ayudarle a utilizarlo hasta los 8 años. En estos casos, es preferible utilizar un arco dental, ya que podrás controlar los movimientos mucho mejor.

El colutorio se usa a partir de los 6 años y, durante los primeros años posteriores, deberás supervisarle para que no lo trague. Elige siempre un colutorio especial para niños, sin alcohol.

 

¿A partir de qué edad debe cepillarse solo?

En cuanto quiera cepillarse los dientes solo, permite que lo haga, siempre y cuando veas que no se lo toma como un juego. Aun así, hasta los 7-8 años, repasa tú el cepillado cuando termine. Solo así nos aseguraremos de que su sonrisa está completamente a salvo.

Es importante que tu hijo aprenda la importancia de cepillar sus dientes durante dos minutos y dos veces al día y, a poder ser, limpiar su lengua y usar hilo dental. Sabemos que puede costar, pero más le costará de mayor si no tiene ese hábito.

Así que… ¿cómo puedes lograrlo?

 

El principal objetivo: convertir el cepillado en algo divertido

Tu hijo verá la higiene oral como algo positivo si se la presentas de una forma divertida, sin presiones ni prisas. Podéis cepillaros juntos los dientes con alguna música educativa e inventar vuestra propia coreografía o, incluso, hacer algún juego. También puedes leerle un cuento donde el protagonista aprenda a cepillarse los dientes. Haz volar tu imaginación y prueba hasta dar con lo que mejor funcione. ¡Siempre hay algo!

Si, además, le dejas elegir cepillo y dentífrico con sus personajes de dibujos favoritos, verás cómo la hora de cepillarse los dientes se convierte en un momento de diversión juntos.

 

Y recuerda: los niños imitan las conductas de los mayores, así que sé el primero en dar ejemplo con tu rutina de higiene oral.

Si te surge alguna duda más, puedes contactar con nosotros y haremos todo lo que esté en nuestra mano para orientaros.